LA PRUEBA SUPREMA

¿Serías capaz de enamorarte de tí mismo?

Prueba suprema. Me quedo sola. Hace algo de frío: enciendo en fuego. La calidez de las llamas me pone la piel de gallina. Contraste: luego, la calidez me inunda.
Cierro los ojos. No pienso. No necesito nada. Soy, simplemente. Me veo a mí misma. Me miro, me sonrío. Me siento, soy consciente de mi existencia. Me gusto. Me tiendo una mano, cálida. Me quiero. Quiero estar a mi lado.
Esta es la prueba suprema. Si eres capaz de resistirte a tí mismo, en la más absoluta intimidad, entonces puedes amar.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s