EVANESCENCIA

Tránsito entre dos eternidades.
Me gustaría volverme loca.
Poder ver aquellos tiempos, aquellas gentes, oir aquellas músicas, los cantos, las risas, el ruido de las fuentes, los sabores…
No puedo soñarlo. Lo intento, me duermo pensando en el lugar, el tiempo, el espacio que una vez fue.
No puedo soñarlo. No puedo vivirlo. Es inútil recrearlo: se escapa como esos copos de polen de los chopos, vagas fantasías volátiles de lo que una vez fue.
Atrás, atrás, atrás en el tiempo. La flecha de la entropía no lo permite. Unidireccional, avanza hacia el abismo.
Una vez fue. No volverá a ser. Quiero volver. No puedo soñarlo.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Lo que fue. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s