CARICIAS

Sana sana, culito de rana,
si no se cura hoy,
se curará mañana…

La dulzura de la infancia. Cuando somos pequeños, todos nos quieren tocar, nos besan, nos acarician…somos graciosos, pequeños seres desvalidos que dependemos de otros.
Qué cariño, cuántas atenciones…
Luego crecemos y los abrazos van escaseando. Ya no somos graciosos…somos humanos. Empezamos a tomar decisiones: ya no gustamos…
Y llega el desierto de amor. Ya nadie nos toca.
Es por eso por lo que la gente busca desesperadamente a otro ser; para volver a ser tocado, mimado, acariciado, para que cuando algo nos haga daño, alguien, con el calor de una voz candorosa, nos meza, entre sus brazos, y nosotros podamos ocultar nuestro rostro en el refugio de un pecho protector: sana sana, culito de rana…si no se cura hoy, se curará mañana…

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s