GERMINAR

No se pueden resucitar tiempos pasados; es inútil soñar con algo que ya no podrá ser.
Aquella hermosa corte fue seccionada, mutilada, engullida, quemada, destruída por la intolerancia, por el miedo a la cultura, por la barbarie. Las tropas de Simó de Monfort acabaron con el mundo occitano.
Pero en la destrucción se encuentra agazapada, esperando, la semilla del renacimiento. El fuego destruye, pero también fertiliza; y de las hogueras inquisitoriales donde tantos cátaros murieron en paz y en silencio, resurgen las semillas del amor, libres, puras, renovadas.
Por siempre, así será, una y otra vez, hasta el final de los tiempos.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Lo que fue. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s