SONIDOS

En la naturaleza abundan los sonidos: es muy importante este sentido.
Si nos paramos a escuchar, oiremos que los más abundantes son los sonidos graves. El rumor del viento en la floresta, el descender del agua de un arroyo. El trueno.
Los sonidos agudos podemos escucharlos en dos vertientes: los agudos de los pájaros, trinos de alegría, de muestra, de darse a conocer. Son entonces sonidos estimulantes; pero están también los gritos, los lamentos. Esos sonidos nos erizan el vello, nos alertan, nos desasosiegan.
El sonido de un corazón. Se oye, sin remedio, cuando apoyamos nuestro rostro en un pecho que respira, despacio, adormecido, en reposo. Es un inquietante grave, hondo, cavernal. Seguir su ritmo puede tranquilizar. El arcano sonido del pulso de la vida. A mí me inquieta.
El sonido es hondo. Cavernal. Primigenio ritmo pulsátil de la vida, el mismo que hace que la ameba cimbree, que el cilio vibre, que el paramecio se expanda. Es recóndito, oscuro: ritmo, ritmo, ritmo…Oscuro y verde, oscuro y tierra. Tierra de donde brota el musgo, la hepática, el helecho, el líquen. En su fondo hondo de plasma celular, palpita el ritmo del cromosoma replicándose. Mitosis, una danza de cromosomas alrededor del huso acromático, dividiéndose, bailando en parejas para separarse hacia los polos opuestos de las hijas, células réplicas de la original, pero diferentes a ella. No es una muerte: es una replicación.
Escucho tu corazón. Rítmico, incansable. Autónoma confirmación del palpitar de la vida. Me duermo en tí.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a SONIDOS

  1. jacob dijo:

    Es la musica materia o un proceso que sucede en la materia?

    • joiadamor dijo:

      ¡Ah! ¿Necesitaría la música a la materia para tener existencia propia? En tanto vibración, en principio precisa de la materia para manifestarse…es la vibración de la materia la que la hace patente, la que permite que se manifieste. Pero en su origen como movimiento propio, como pulsión…si no tuviera materia para manifestarse…¿tendría entidad igualmente? No lo sé.

  2. jacob dijo:

    yo tampoco…ja ja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s