JUEGOS DE AIRE

Un abanico. Hace calor…se mueve, lo muevo, con brío. Contemplo el balanceo de su ir y venir. Es un juego de aire.
El aire es invisible, intangible. El abanico juega con él, lo ondula, lo hace formar ondas que se refriegan entre las láminas de madera del sutil instrumento. Empieza con urgencia, buscando el ansiado frescor. Luego el movimiento se vuelve indolente. El abanico vibra, empuja como una mano querida a la sustancia que lo envuelve. Pero no la agrade: no es fuerza, es una danza. La danza del aire, acariciado por la mano de madera, que lo atrae hacia mi ser.
Así atraigo tu esencia. Hacia mí.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s