¿POR QUÉ SE MATARON ROMEO Y JULIETA?

Amor y muerte, unidos por un tenue lazo que queda patente tantas veces, reflejado en la literatura, la poética, la vida misma.

La mayor parte de los que proponen la interpretación habitual de la teoría cuántica no niegan que podían parecer necesarios estos cambios fundamentales en la teoría actual. Alguno de ellos, incluyendo a Heisenberg, están dispuestos a ir tan lejos como para renunciar totalmente a nuestras nociones de un espacio y un tiempo definibles cuando se trata de estas distancias muy cortas

La totalidad y el orden implicado, David Bohm.

Fractales: las estructuras del Universo se repiten a diferentes escalas, de mayor a menor. Hasta lo infinitesimal.

Amor. ¿Qué busca el amor? La fusión en uno de los seres. La unión suprema. Es decir, que no exista ni el espacio ni el tiempo entre ellos. Y entonces se llega a ese punto en el cual se deja de existir. Amor-muerte. Unión eterna. Aniquilación sin espacio ni tiempo ya.

¿Existe otra opción, aparte de esta? Más allá, la extensión abierta, nada sagrado.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿POR QUÉ SE MATARON ROMEO Y JULIETA?

  1. Gorgk dijo:

    ¿Hay esperanza de que se pueda retener un instante con la misma fuerza y frescura como fué?

    • joiadamor dijo:

      Según mi criterio: mientras permanezcamos en esta red espacio-temporal: NO. Es decir, el tiempo por naturaleza fluye, de manera que aunque no queramos, pasa por nuestro cerebro de manera continua. La frescura de los momentos sólo puede ser retenida si se escribe, si se graba, si se pinta…pero en la mente, no. La materia mental es materia espacio-temporal, y por lo tanto, sujeta a las coordenadas espacio-tiempo.
      Vaya, pienso yo.

      • joiadamor dijo:

        Ojo, que esto no implica desesperanza ni tristeza, según mi manera de ver. Muy al contrario, genera dinamismo, renovación, frescura, algo nuevo a cada momento. Hay que dejar atrás la complacencia en el dolor romántico, en el “no puede ser, oh mísero de mí…”; se genera una dinámica de observarse a uno mismo, de disfrutar con las vivencias, de quererse…no sé, yo lo veo fresco, ágil, agradable el entender así el universo. No quiere decir que no se pase mal a veces, pero…¿realmente importa? No.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s