LA CABALLERIA DE AMOR

Hacer de Cupido puede resultar muy complejo…pero divertido también. No es exactamente una labor fácil: requiere ingenio, control, observación, oportunidad…

Y valor. Porque cuando ves que los enamorados no avanzan, que se rondan, que no se atreven, pero que se miran, se buscan…y no se deciden, y dudan, y se retiran de la batalla amorosa temerosos, con dudas…

Entonces hay que actuar. A esto se le llamaba ser miembro de la Caballería de Amor.

Y la satisfacción de ver que nuestra acción tiene los resultados deseados es…esa sonrisa cómplice del arquero que sabe que no ha errado el tiro.

La sonrisa cómplice y satisfecha del miembro de la Corte de Amor que sabe que ha ejercido en su caballería.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s