DORMIR

Me encanta dormir. Me gusta, cuando llega la noche, notar cómo el sopor invade mis sentidos. Empieza el delicioso ritual para iniciar el descanso reparador: desnudarse, liberarse de todo impedimento, dejando el cuerpo totalmente limpio. Las sábanas, acojedoras cómplices de nuestra intimidad, me reciben. Relajación: el sopor aumenta. Y entro en el mundo de los sueños; siempre agradables, es un lugar de tal intimidad que jamás los he compartido con nadie. No explico lo que sueño, salvo si se trata de alguna de esas historias bizarras e hilarantes, desatinos que implican a otra persona conocida, y que agrada compartir para ver su sonrisa. Pero el resto los guardo para mí: son deliciosos. Mundos, tactos, risas…y los recuerdo, todos y cada uno.

A veces he soñado que te hacía el amor.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s