LA LENTA DIFUSION DE UN ARTE

Ahora gozamos de enormes facilidades para comunicarnos; excesivas, en mi opinión. Demasiado fácil, demasiado rápido

Antiguamente, la difusión de los conocimientos no era nada fácil. Gente en movimiento, personas viajeras, itinerantes, iban difundiendo descubrimientos, cultura, arte. Los trovadores viajaban por el Pirineo, recorriendo sus cumbres, sus valles, sus aldeas, sus cortes- muchas veces itinerantes también- y derramaban con su música y su arte la dulzura de una vida rodeada por la belleza de unos parajes majestuosos. Dulzura de la vida bien entendida. Nada sencilla en aquellos tiempos, pero tal vez más que la actual. Más peligros, sin duda: pero más placidez. Tal vez por eso se valoraba más a la persona: en tanto costaba tanto poder comunicarse si no era en la proximidad. Tal vez por eso los amores eran antes más intensos, más verdaderos.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Lo que fue. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s