¿Y AHORA?

Es hermoso decir la verdad. Es la sinceridad una de las virtudes más apreciadas en la juventud. Pero al ir madurando, al ir haciéndonos más expertos en el arte de vivir, sabemos que la sinceridad debe ser matizada, velada, escondida entre las brumas de la potencialidad. Podría ser…tal vez…¿qué sentirá…? Pero ninguna de estas preguntas debe surgir jamás de nuestros labios; debe permanecer en las nieblas del ser…
Porque ahora…¿qué harás, fauno, después de haber abierto las puertas de tu corazón? Dime, ¿en qué podemos transformar esto para que no nos arrastre, no nos destruya?

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Hombres. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s