EROTISMO Y TROVADORES

No todo era sublimación del amor en la poesía trovadoresca. No muy divulgados actualmente en los programas educativos sobre la literatura de aquellos siglos, los juegos eróticos y prácticas sexuales quedan reflejadas en muchos de los versos de nuestros amigos trovadores. Nuestro querido Guillem de Berguedà nos da un buen ejemplo.

E pus l’us l’autre s’enselha
e. l par ves sa pas s’aizina,
de nos es dregz que s’enselh
quasqus d’atrezal aizi
ab fin’ amor.

Y pues el uno se ensilla en el otro
y cada cual se aproxima a su pareja,
justo es que nosotros nos ensillemos
cada uno de tal manera
con leal amor.

Un interesante estudio sobre estos menesteres lo encontraréis en Imaginería erótica en la poesía de los trovadores, de Irene Aguila Solana.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Lo que fue. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s