MARIE DES DIEUX

Realmente te estás transformando en un monje shaolín. Tu antigua broma sigue su camino: tu frugalidad es ya legendaria.
Extiendo ante tí una tabla de quesos: gorgonzola, un francés de corteza rojiza pero suave como pétalo de rosa, un gruyère con cuerpo, un rulo de cabra francés de textura inigualable.
Los miras, sonríes y los agradeces, con esa sinceridad que te nace del alma.
Pero apenas comes una pequeña cantidad, un pellizco, y no de todos.
Sabes que te observo, que no se me escapará detalle: tu elegante forma de coger los cortes, tu sonrisa siempre -aunque digas que tu rictus se ha afilado en los últimos tiempos. Dices que tienes cara de mala leche, de bruja…
Brujita mía, bebe si acaso un poco de mi vino. Vamos, no me digas que no…lo he hecho especialmente para ti. Este sí que es tu vino. Aquella viña vieja de Provenza que tanto alabaste. Marie des Dieux.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a MARIE DES DIEUX

  1. joidamor dijo:

    ¿Quién ha sido la enóloga o el enólogo?

      • joidamor dijo:

        ¿Y el retrogusto a frambuesa…cómo lo has conseguido?

      • anntares dijo:

        C’est mon cadeau pour toi, ma petite. Personne ne saura jamais le secret. Ce vin ne sera jamais commercialisé. C’est exclusivement pour toi.

      • joidamor dijo:

        Cuidado con los monjes shaolín que los carga el diablo…
        Del arrestado destaca su singular personalidad y su capacidad mediática que le llevaron a ser el primer monje shaolin de Occidente, formado en un monasterio budista en Songshan, lo que le abrió la puerta a ser entrevistado en varios programas de televisión, según se observa en diferentes vídeos en YouTube. Yahoo noticias.
        Cuidadín cuidadín…shaolín shaolín…

      • anntares dijo:

        Como todo, como siempre, cada cosa en su sitio: no pinta, pintó ni pintará nada un monje shaolín en Occidente. Quedará diluido, como el mal vino. Hay que buscar las esencias en las raíces propias. Aunque, de vez en cuando, una vuelta por Chinatown no esté nada mal… n’est-ce pas, ma petite? El dragón rojo era muy hermoso. Pero no era el momento. Ni el lugar.

      • joidamor dijo:

        ¿Habrá un momento? ¿Y un lugar?

      • anntares dijo:

        ¿Y tú me lo preguntas, Grainnée?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s