CARTA DE ROBIN A JOIA

Estimada y nunca bien ponderada Joidamor:
El amigo Anntares me permite hacerte llegar esta misiva, que pienso necesaria de todas todas. Tal vez no suficiente para hacerte salir de ese extraño recoveco del Juego de la Oca en el que te has metido: diríase talmente la Posada. No te preocupes; todos nos hemos hospedado en ella alguna vez durante el juego de la vida. Pero tira los dados y verás.
Los dados te los traigo yo en forma de reflexiones, sino sabias, cuanto menos animosas.
Querida mía: tu soledad es la mía también. La de muchos otros. Bienvenida al club de los que, para conseguir lo que otros han tenido de manera sencilla, casi orgánica, biológica, digamos, hemos tenido que luchar ya no el triple, sino el cuádruple elevado a la quincuagésima potencia. Esto no es cuestión ni más ni menos que de suerte. La suerte ya sabemos que es una espiral con un tercio de desvío entre sus dos componentes, con lo cual da una molécula retorcida pero simpática. Todo está en ella. Tal vez tengamos un gen de lo imposible; pero piensa que junto a él, como un cluster, está el gen de lo genial. Piensa en ello.
Sí, efectivamente, un clamor en el desierto. Se grita, y nadie escucha. Y si escuchan, se hacen los sordos, regodeándose en su propia buena suerte. Que no es tal, sino tal sólo riqueza material. No olvides esto.
¿Que se estropean los corazones? Sin duda alguna. Pero piensa que has llegado a esa edad en la cual los primates ya se mueren; todo lo demás es añadidura. Disfruta, cariño. En cuanto a tus ciberamores, no seré yo quien los censure ¡vive Dios! pero voy a hacerte notar que tal vez no has pensado que tu Niño Divino sea un tío de 70 años impedido que se pasa el día sentado delante del ordenata pajeándose con lo que le dices. Y que las fotos que te envia tal vez correspondan a su nieto, pillado en momentos y trances adecuados. No es por desmoralizar, que conste. Que la intenné la carga…sí, efectivamente, el Diablo. Nuestro amigo del Lado Oscuro.
No te doy más la brasa y me retiro a mis predios, no sin antes invitarte a que vengas a comprobar cómo, al fin y al cabo, Dios da el pan a quien no tiene dientes. Pero los que tenemos, mordemos.
Un saludo ricura, y cuidadín con los Niños Divinos que acaban siendo un bluf. Casi todos.
Robin.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Sensaciones. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CARTA DE ROBIN A JOIA

  1. anntares dijo:

    Señora Joidamor: haga el favor de hacer caso en todo a lo que dice Robin. Porque ella es también una desaprovechada criatura. Mea culpa, en este caso. Mea culpa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s