APOLOGIA DEL SUFRIMIENTO

No somos los primeros, ni seremos los últimos. Ya Santa Teresa tuvo problemas inquisitoriales por cosillas como ésta:

Mira que el amor es fuerte,
vida, no me seas molesta;
mira que sólo te resta,
para ganarte, perderte.
Venga ya la dulce muerte,
el morir venga ligero,
que muero porque no muero.

Realmente, Santa Teresa sorprende por su profunda manera de sentir, mucho más amplia que la que el catolicismo estaba y está dispuesta a tolerar.

“Es tan grande el sufrimiento que me hace quejarme, pero no quiero que desaparezca. No es un dolor físico sino espiritual…Esto parece un fuego que está humeando…hace crecer la pena en tanto grado…”

Apología del sufrimiento como camino a algo excelso y supremo.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Otros mundos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s