EL TIEMPO PERDIDO

No hay peor sensación que la del tiempo perdido.
Se siente que pesa. ¿Cómo es posible que algo incorpóreo, insustancial, pese tanto…?
Pesa, en esos recovecos del cuerpo que deben encontrarse entre el corazón y las tripas, porque un dolorcillo amorfo se sitúa en esa zona, apretando, hiriendo…
El tiempo perdido. Dicen algunos que el tiempo nunca se pierde, que siempre se aprende…se aprenderá, si, pero esa tristeza que pesa en los intersticios del alma ya queda para siempre. Para eterno recuerdo del tiempo, que nunca se pierde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otros mundos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s