LAS ROSAS DE HELIOGABALO

Alma-Tadema

Alma-Tadema

Ni la vida ni los senderos son caminos de rosas. Pero sí podemos hacer que tu vereda esté tapizada con esa suave caricia, aromática blandura de lo efímero, nacido para que tu caminar sea más amado, más amante, más sublime. Como tú.

Que sea mi mano la portadora de la sutileza, que de mi emanen la blandura y la ligereza, que sean mis dedos los que aparten ese leve pétalo de tus cabellos, negros, profundos, como tus ojos, como tu alma bellísima.

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Su hombre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s