UNA MITOLOGIA DEL PIRINEO: AMA-LURRA

Eguzkilore, la carlina, la planta que Ama-Lurra dio a los humanos para protegerlos.

Eguzkilore, la carlina, la planta que Ama-Lurra dio a los humanos para protegerlos.

El Pirineo no es tan sólo una unidad geográfica, sino un solo cuerpo cultural. Lejos de ser frontera, ha constituido un nexo de unión desde tiempos inmemoriales entre pueblos y culturas, que, seguramente, viendo las inmensas bondades de estas tierras, se quedaron a formar parte, como un elemento más, como la piedra, el agua y el musgo, de este entramado único de vida, belleza y exuberancia.
No debe, pues, extrañarnos lo más mínimo que las más viejas costumbres, los arcanos conocimientos, hayan viajado de este a oeste y también de poniente a levante, entreteniéndose de valle en valle y recreando en cada uno de ellos una variante de ese saber primordial, variantes que no han quedado aisladas, sino que han viajado con los pastores, a lomos de los corceles de los trovadores, en las sandalias de los cátaros, en los zurrones de las trementinaires, en el hacha del carbonero.
Bien examinado, en detalle, el mito pirenaico es uno. Tiene una raíz común en ambas vertientes y es autóctono a lo largo de la cordillera. Así pues, nos vamos a lo más viejo, lo más lejano…y por lo tanto lo verdadero, lo más puro, el principio.

En el origen fue La Tierra: Ama-Lurra. (Ama es Madre en euskera; Lurra es Tierra). Tiene fuerza vital propia y es génesis de todos los seres vivos. Es alimento y hogar. Es un receptáculo inmenso, un útero donde caben vivos y muertos. El culto es pues matriarcal, anterior a la invasión de los pueblos indoeuropeos adoradores de los cielos y seres derivados de ellos.
En el interior de la Tierra hay enormes tesoros; pero están ocultos para los seres humanos. Se considera que cuevas y simas son la entrada a Ama-Lurra, y por tal motivo es costumbre dejar en ellas ofrendas.
Ama-Lurra tiene dos hijas: Eguzki (el Sol) e Ilargi (La Luna). A destacar que ambos astros son…¡femeninos!

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en MITOLOGIA VASCO-PIRENAICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s