ORO, CATAROS Y JUDIOS

b029d822b13b11e29f1422000a1fbc0e_7

victoramela.com

Hay un dato curioso que tal vez a muchas personas les haya pasado desapercibido: observamos que los cátaros, aunque fueron perseguidos y desposeídos de sus bienes, allá donde fueron a parar lograron construir una red social extremadamente rica. Por ejemplo, la comunidad que llegó con Guillem Belibaste a Morella supo medrar adecuadamente mediante negocios relacionados con la ganadería, principalmente ovina, empezando prácticamente…¿de cero? Pensamos que no.

Empezar de la nada ha sido, como es hoy en día, un trabajo ímprobo e irrealizable, aunque nos intenten vender esa idea del empresario “hecho a sí mismo”. Eso es imposible. De manera que pensamos que hay razones para suponer que los cátaros tenían acceso a riqueza material dineraria. En su libro El càtar imperfecte, Víctor Amela, bien documentado al respecto por ser municipio de origen de su familia, nos narra cómo el grupo de cátaros encabezado por Belibaste tenía acceso a dinero procedente del Languedoc, enterrado en lugares determinados conocidos sólo por algunas pocas personas. En el caso de la comunidad de Morella, el trasvase financiero lo llevaba a cabo el pastor Pere Mauri, que iba realizando rutas de trashumancia entre el Maestrazgo y el Pirineo. En sus viajes de retorno invernales, acarreaba, además de queso, vino y vituallas, el oro cátaro en diferentes cantidades. Consiguieron así crear en Morella y en los pueblos vecinos una red cátara social activa y rica que les permitió vivir con desahogo durante bastantes años.

Resulta interesante observar cómo este modelo de resurgimiento a partir de las cenizas de un desastre es propio también de una comunidad como la judía, sometida desde el principio de su historia a todo tipo de expolios y obligada a huir de un lugar a otro…pero siempre con esa capacidad para enriquecerse de manera nueva e inagotable…¿de dónde sale ese oro?

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Orígenes y desarrollo del catarismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s