LA CASA CATARA

img-20160908-wa0000La red solidaria del catarismo se tejía con los sutiles hilos de los caminos y los predicadores bonshomes transitando por ellos; los puntos nodales que sostenían la tela eran las maisons. En ellas se organizaba una pequeña comunidad regentada por una mujer y en la cual podemos encontrar
-familia y personal estable, viven en la casa y le confieren su estructura estable y personal.
-personas en estancias de mayor o menor duración en el tiempo, según sus necesidades vitales.
-caminantes de paso, peregrinos que se acogían a la hospitalidad por un breve espacio de tiempo para continuar en su senda.
Estas maisons son descritas por las personas que allí fueron acogidas como lugares de libertad, espacios luminosos, sobrios y de estética sencilla y pura que actuaban como referentes en las vicisitudes de la vida. La bona dona que las guiaba era el puente de comunicación entre sus miembros y lo sagrado.
Era y es un lugar fuera del tiempo…

Anuncios

Acerca de anntares

Tierra antigua pero vital, el Pirineo encierra tesoros vivos. Descubrámoslos.
Esta entrada fue publicada en Orígenes y desarrollo del catarismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s