MORIR DE AMOR

Ahora sé que se puede morir de amor.

El se encarga de reclamarnos. Bastaría con dejarse ir.

Sin embargo, otros ojos…nos miran, nos reclaman a su vez.

Es el fondo. Aguas mansas sin porqués. Quietud que aturde.

Otros nos aman. No debemos morir.

Luchamos. Renacemos del dolor de las entrañas.

Y es hermoso saber que eres una de esas rarísimas y preciosas criaturas que pueden morir de amor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Yo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s