HOMBRES

No hay un solo hombre que satisfaga el apetito de una mujer a lo largo de toda su vida. Cambiantes, metamórficas, receptivas a todos los estímulos, somos capaces de sentir, de gozar de aspectos que los hombres ni siquiera son capaces de imaginar. Todo cambia, el flujo de la vida abre percepciones multiformes. Nuestra mente lúcida y adaptativa, dispuesta al goce sensual, se expande, deleitándose en los sentidos que nos ofrecen magníficas experiencias…ellos son instrumento de nuestro goce.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ella. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s